18 de abr. de 2015

te confeso


Lo que no se puede evitar
se busca
y a 20' de tu casa
me recorren las ganas
de verte
roja boca 
en mis labios

por qué no
te busco,
aunque alguien más

cante en tu roto oído
mis ásperas manos
van a nombrarte

te escucho salir de mi
boca mano y ardo. 

yo voy a ser siempre otra,
y vos vas a ser

siempre la misma. ya sé

roja boca mano ardo áspero oído roto





24 de ene. de 2015

De como me siento ahora que volvió S


Hoy y ayer y antes de ayer fueron días normales. Antes de antes de ayer también. Estuve en casa usando mi tiempo de vacaciones para estar tirada, facebookear, inventar encuentros imposibles con la chica y cosas así. Esperaba este día, como si fuese a venir papá noel. Hoy me levanté, cociné, limpié (ni tanto en realidad, pero en contraste a los cuatro días mencionados, hoy fui The Perfect Service). Sentí que la realidad volvía a tener un sentido social (sí, estoy chiflada) pero es que estar solo es una sensación de limbo tan grande, de inexistencia, de impalpabilidad! Cada cosa que hacía era invisible porque estaba sola, porque nadie podía ver ese mate delicioso que había hecho, y esa idea genial que se me ocurrió en la guitarra era sorda pues no había con quien compartirla. Pues bueno este post nostálgico significa que SANDRO volvió. Sandro es mi gato, el señor de la noche, el especialista en siestas y maratones de inmovilidad. También conocido como Monsieur Pierre Curie. O Roberto Carlos. Bueno el tema de la identidad está un poco confuso para él, lo que sabemos es que es un gato #bodo y #gitano. Y pues bien, como se puede inferir, mi compañero de hogar. Ya está acá, ocupando la mitad del monoambiente, mirándome con ojitos verdes y cara de #peludo. Todas las partes se vuelven a juntar, algo del sinsentido se pierde, y algunos fragmentos de la soledad se esfuman.

Es un lujo mirar una serie, leer un libro o usar la compu con un ronroneo 100% natural a tu lado. Para recompensarlo por el amor, el viaje y el estrés ahora suena *música para gatos* es un disco embolante que dura 2hs pero funciona y en su platito azul descansa una buena porción de atún.







13 de oct. de 2014

Las perillas de la luz


Cuando vos venís
me gusta limpiar todo
estantes y frascos
las perillas de la luz
las fotos
presto atención a mi casa
como nunca antes
(quiero que sientas que te cuido
en todos los detalles)

Si abro un vino
es porque tu presencia
es festejo
y cada objeto de mi casa,
cada pensamiento que limpia
y yo
te recibimos.

Me gusta mucho
porque de mí salen
pequeñas estelas fugaces,
que se encargan de todo
y juntas
mantenemos el alma limpia
para vos.

6 de oct. de 2014

Lecciones


Viniste a enseñarme que no puedo enamorarme de todas

y a mostrarme noventa minutos de una cinta jugosa

apta para mayores de veintiuno.













7 de ago. de 2014

Error n° 20


Quiero transitar lo equivocado
y que nadie me cuente cómo es
de niña fui sabia
pero quiero olvidar
ya volverán a hablar conmigo
los muñecos y sus verdades
las hormigas y sus métodos
-las cosas en estado puro-
para eso está el Alzheimer,
para olvidar lo innecesario
la vida vivida pide plástico
música al palo,
estupidez excesos.
ya volverán las cosas en estado puro,
cuando lo único que pueda mover
sea la mente. Ahora no.

Ahora, las quiero agarrar



15 de jun. de 2014

Hecho en el balde


Si usted puede
ay
si pudiera yo
darle o dele
una patadita
de mi parte

porque
todos los hechos
bienhechores
que brindé
comulgación
uno fue sin mi consentimiento

Si pudiera ay
si pudiese
dele o darle
o ¡deme
una patadita!

porque de todos
todos los hechos
bienhechidos
que desperdigué boba
uno fue con mi consentimiento / uno fue malhecho / uno fue mortal

Si pudiera
¡qué regalo
la
condena!:
posarme lista
para que aquella viejita
me diese el patadón
que envíe fuera
las sustancias
venenosas
que me impiden limpiar











10 de jun. de 2014

La consigna de seguir escribiendo a pesar del vómito



arpegios lentos
suenan con saludo de barco
bocinas y fastidio son una misma
situación
también se escucha cumbia
y que todos los sonidos
chocan por prevalecer

el mejor poema 
empieza en la mitad
del poema

ésto no es una despedida
no tengo intención 
de despedida
ahora estaré dando bienvenidas
supongo, todo el tiempo daré bienvenidas

daré bienvenidas 
y fiestas
donde el alcohol me llene los límites
con confusión eléctrica
que bailen los señoritos de mis átomos
una lambada circular
y que el acordeón rodee la tónica
con campari reparador

daré despedidas 
falsas
porque siempre se está llegando
a algún lugar distinto 
y brindaré por lo que viene
y se va 
junto a mis átomos
y los átomos de mis invitadas
que sólo vienen a bailar
para alcanzar por cinco segundos
la verdad de la verdad

y que el acordeón rodee la tónica
con campari reparador
dándome la cuatrocuarenta bienvenida












7 de may. de 2014

Visita



Mujer de mucha monta
sube el primer piso
donde halla rastros
de diamantes plásticos
se detiene a examinar

la misma mujer montarosa
camina hacia a una puerta
la puerta se acerca a la mujer
se detienen torpes

apenas abre una hendija y pasa
esta mujer es delgadísima
y por cuanta monta lleva encima
se la recibe con confeti perfumado

tira su collarerío lejos:
montarosa busca en el agua,
halla reflejos como peces 
que no se devuelven al mar 

ella sube el primer piso
caminando
pero baja por el ascensor plateado. 









20 de mar. de 2014

Vamos a medias



Vos sin yo y yo sin vos dejadas estamos
dejaste dejé dejaríamos de vernos
Vos sin yo, a tus asuntos (lee /escribe /grita un acorde)
Yo sin vos (leo/escribo /abro una birra)
Dijimos dejarnos durante un tiempo
dejamos, me dejaste y te dejé

Este es el fin de círculo
quien tira la primera piedra
que levante el coxis 
hacia el cielo
vos sin yo
yo sin vos
somos exactamente iguales

Dejamos el amor
que nos dejó por dejarlo
porque el amor nos dejó primero
porque el amor nos dejó.

Al final, lo mejor 
es no volver ahí aunque nos muramos
por saber
aunque sienta que hay amor o que todavía
o por si refrescó en tu casa, o si tu perro tiene anginas

lo mejor,  es no volver 

este es el final del círculo,
no podríamos, podremos, (¿podrás?) ser amigas









13 de mar. de 2014

Rollo re-velado



Termino creyéndolo. Se parecía muchísimo a David Alexander. Era David. No buscaba a nadie como lo hacía él, con tanta decisión, con tanta venganza; buscaba un mísero fósforo que encendiera su capacidad de vivir otra  vez y poder arremeter ese desierto. Detrás suyo las dunas se movían de un lado a otro a causa del viento, como si fueran de agua. Deseó que fueran agua, pero sabía que no y que muy lejos, trescientas millas a pie, había quedado el oasis del Kaleb-Sha. Termino creyéndolo, no tenía personalidad y ni un camello que le ayudara a concluir este intrincado viaje. Se parecía tanto a David que dudó si Ashanti no era una novela sobre su vida, sobre sus huidas, sobre el amor que acababa de perder... como una fotografía de  la noche sin luna; o un obturador vacío y seco, como su estómago, como su coraza.