27 jul. 2013

Dos días de silencio y una tarde en el parque


para darme cuenta que el mundo
cabeza abajo, que mi mente
boca arriba, concluyen
en una eléctrica
y delicada
vertical
de la que se baja despacio,
pausado y en silencio
para no lastimarse
de pronto
con tanto ruido
y golpes secos
con los pies en la garganta





No hay comentarios.: